AÑO #1 Enero 2016

Juanse

1/1/2016

" Pappo era real, contundente y directo. Fue un poeta, músico y compositor increíble."

Es mediodía y el calor acecha en las calles de Capital Federal. En el mítico barrio del Belgrano, aquel en el que se conocieron y dieron sus primeros pasos los integrantes de Almendra, se encuentra la oficina de Pelo Producciones. El espacio esta colmado de cds, vinilos y afiches que cuelgan en las paredes. Pasada las 13 hs llegó Juanse, saluda y pregunta "¿La hacemos en el segundo piso?" y ante la afirmación de los empleados agrega: "En la oficina de Pelo vamos a estar más cómodos".

Juanse es tranquilo, se toma el tiempo que sea necesario para responder, piensa lo que dice, es pausado e intenta explicar con un ejemplo todo, en algunos casos puede ser un pasaje de La Biblia, en otros algún disco o historia de algún músico. Se pide una lágrima y una soda, ante la negativa de esta última acepta una Pepsi. En el 2014 decidió grabar un disco con temas de Pappo que se llamó "Pappo x Juanse", hace un mes lanzó "Una noche en la Ópera" que fue la presentación en vivo del disco incluyendo en la segunda parte del show temas de su repertorio.

 

-¿Cómo fue que decidiste rendirle un tributo a Pappo?

El tributo es una palabra que depende en que época de la historia lo apliques. En la época del imperio romano era una palabra muy desagradable, era algo que te obligaban a hacer. Mi objetivo no fue hacer un tributo ni un homenaje, me metí en el estudio porque era algo que siempre quise hacer. Dio la casualidad que me llamo Pelo Aprile por teléfono y me propuso exactamente lo que yo aún en vida del Carpo quise hacer. Inclusive yo le dije algunas vez "Voy a grabar un disco con todos temas tuyos", el me preguntó "¿Yo no voy a tocar?", le dije que sí, pero un tema porque si tocaba en todos los temas iba a ser un disco de él, un chiste fue.

-¿Cómo fue la elección de los temas?

A excepción de "Ruta 66" y "Tomé demasiado", hay muchos temas que surgieron de un disco que no está editado que se llama "Juanito y el Carposaurio" que lo grabamos en el 91. Cuando nosotros vamos a Vélez a tocar con Keith Richards él viene a tocar con nosotros porque se había retirado totalmente y esa grabación la usamos después para hacer "Blues local".

-¿Cómo viviste la grabación?

"Pappo x Juanse" lo grabamos en los estudios ION, lo produje todo personalmente con el Portugués Da Silva como ingeniero de mesa y usé todos los equipos que habíamos usado con "Juanito y el Carposaurio" en el 91. Tuvo un éxito muy grande y ahora estamos presentando este disco -Una noche en la Ópera- que es de alguna manera la presentación en vivo de ese disco en el Teatro Ópera y la reanudación del contacto con mi repertorio.

-¿Cuál es el primer recuerdo que tenés de tus inicios en la relación con él?

No podría hablarte de eso porque tenía 12 años cuando lo conocí, su novia era la hija de una novia de mi tío. Un día lo vi, pasó un tiempo y volví a reencontrármelo en la casa de Berugo Carámbula. Iba seguido a la casa de Berugo porque en la formación original de Los Ratones Paranoicos estaba Gabriel Carámbula -hijo de Berugo- y estábamos todo el día juntos. A la casa asistía mucha gente muy conocida: María Cleusa, El Negro Rada, poetas, actores y estaba Charo, la esposa de Berugo que era una cantante excepcional. Ahí una noche apreció Pappo y Gabriel estuvo toda la semana siguiente pidiendo que hagan un asado y que vuelva. Pappo era real, contundente y directo. Fue un poeta, músico y compositor increíble.

-En el libro "Pappo, el hombre suburbano" de Sergio Marchi leí que vos fuiste su principal sostén en diferentes momentos de su vida- En una oportunidad él estaba deprimido y fuiste a su taller para invitarlo tocar con Keith Richards en Vélez ¿Cómo fue vivir esa fecha?

Fue impactante, lo que produjo una conmoción muy grande fue que en el cuarto tema lo saco a Pappo al escenario y no quedó nada, ahí se reencontró con la música, con el escenario. Él ya estaba totalmente desilusionado de la música, del rock and roll y del blues. Para nosotros fue una alegría muy grande recuperarlo y también por otro lado fue una alegría estar al lado de él en un momento que lo necesitó.  Ese acto lo adjudico al grupo, a la banda. Porque si yo no hubiese tenido a Los Ratones como eje de expresión no hubiera podido tocar en un estadio.

-¿Cómo nace la posibilidad de tocar con Keith Richards?

Me llamó la manager de Keith y me dijo que quería hablar conmigo para conocerme y saber qué opinaba de "Main Offender" que era el disco nuevo. Me preguntó cuál era el tema que más me gustaba y yo le dije "Runnin too deep" pero que el tema de difusión indudablemente para mí era "Eileen", después de dos meses veo que sacan el videoclip de "Eileen". El 7 de noviembre era la fecha que teníamos nosotros reservada para hacer Vélez. Nos informan que Richards venía al país y nos ofrecen si queríamos hacerlo con él, no dudamos un segundo. Fue la única vez en su vida que Richards hizo un estadio como solista.

-A Pappo no le dieron mucha relevancia en nuestro país ¿pensás que sus constantes deseos de viajar y tocar en el exterior le jugaron en contra?

Totalmente porque le gustaba viajar y pasarla bien. Él sacaba los discos y en lugar de apoyarlo y darle bola, con la guita que le daba la compañía para grabarlo se iba de viaje. Hay que justificarlo porque estamos hablando de una época en la que para ver artistas como Peter Green,  Led Zeppelin o Eric Clapton tenías que irte afuera. Eso debe haber generado esa ansiedad de irse a Los Ángeles a ver a Chuck Berry o Muddy Waters.

Nota Edu Casali

Foto Valen Andreucci

Los Malditos No!

1/1/2016

"Somos muy culo inquietos"

¿Con qué frecuencia le decís "no" a algo? ¿Hasta qué punto llega la autolimitación del ser humano? ¿Cuántas veces te arrepentiste de la negativa? Los Malditos No toman la posta y aseguran: "Se trata de no perderte la oportunidad de vivirlo".  Y no se equivocan: shows en distintas ciudades, primer disco editado, finalistas de un concurso prestigioso, presentación en el Luna Park y la identificación de un público que comienza a serles fiel. Dos años muy intensos para el combo integrado por Fernando Yogi (voz y guitarra) , Nicolás Dellavalle (guitarra y coros), Santiago Epele (bajo) y Martín Mazzitelli (batería). Y piensan seguir diciendole que sí a todo.

 

-¿Cómo confluyeron?

Nicolás: En 2012 nos conocimos con Fer y formamos un dúo acústico. En un momento quisimos darle un poco de energía a la cuestión y nos propusimos hacer una banda. (Nota: en sus inicios, el grupo tenía a Jeremías Mules en batería y Ángelo Attaguile en bajo. Tiempo después de la edición del primer disco, ambos abandonaron la agrupación).

Fernando: Nos encontramos en diferentes instancias de la carrera de Música, en Bellas Artes. De todas formas, el ambiente rockero es muy lejano a la facultad. Hay mucho prejuicio hacia el rock. Es como que estás infiltrado y si le llegas a decir a un compañero que tocas algo así, te crucifica.

-¿A qué creen que se debe esa inflexibilidad?

Nicolás: La facu te abre un camino y muestra un montón de cosas pero te encasilla . Hacés folclore, música clásica , contemporánea y lo demás suele ser una mierda. Así y todo, me nutrió mucho.

Santiago: El de la música académica es un mundo maravilloso pero no es lo único que pasa. Es una veta más en el arte. Aunque te aporte muchísimas cosas y estimule la creación, está en uno mismo darle la suficiente bola. Voy a terminar la facultad mientras me llene de música.

-¿Por qué "Los Malditos No"?

Nicolás: Creo que primero nace la banda y sus canciones, y después los nombres. Cuando comenzamos, tocamos en lugares muy lindos y otros muy feos, con gente copada y otra no tanta. Como toda experiencia nos sirvió, nunca le dijimos que no a nada . Es una cuestión de criticar al no, de maldecirlo. Que le digas no a algo y perderte esa oportunidad de vivirlo.

Fernando: Tambien tiene un costado de ser renegado.  No hacer canciones típicas del rock , sino tratar de ir por un camino diferente, under. Hay mucha gente cuya forma de ser es optimista,  alegre. Pero también está el tipo pesimista y que no tiene nada de malo con serlo . Hay cierto prejuicio con respecto al pesimista.

-¿Son pesimistas?

Fernando: Yo sí, ellos no (risas).

Nicolás: Pero nos entendemos así.

Santiago: En el fondo creo que me siento bastante similar a Fer aunque no es la posta. Hay que tirar para adelante con cierto optimismo. El pesimismo tiene que ver con cierta idea de la música como algo alternativo que no son las estereotipadas por el rock.

-¿Cómo volcaron ese pesimismo a la música?

Nicolás:  Cuando uno hace una canción, se trata de sacar una parte de uno afuera y hacerla sonido. Es imposible hacer algo que uno no quiere hacer , porque nace de acuerdo al estado anímico. Se plasma, ya sea en la letra o el sonido.

Santiago: El tema es no darle bola a cosas impuestas o externas y siempre estar atento a lo que uno siente, cómo le sale. Ahí nace la originalidad.

-Si tuvieran que venderse al público ¿Qué dirían?

Santiago: Yo difundo a la banda diciendo que es un rock canción .Hacemos temas en función de una canción, letra o melodía, que por ahí se puede poner más rockera.Dejamos todo en cada tema.

Nicolás:  Tratamos de respetar la energía de la canción y ver para dónde la llevamos. No creo que seamos una banda fácil. Nadie me ha dicho hasta ahora "ustedes son así".  Es rock, pero nadie la puede encasillar, nos han dicho lo difícil que es hacer eso. Nos gusta de todo, y tratamos de plasmarlo.

Sí, les gusta de todo. Aunque Radiohead es la banda que los identifica a los cuatro, las preferencias personales son bien distintas: desde Red Hot Chilli Peppers y Guns N' Roses , pasando por David Bowie , hasta Atahualpa Yupanqui y Charly García. Cuando salieron al ruedo, tocaron en ciudades como Escobar, 25 de mayo , Chascomús, Rosario, Santa Fe, Paraná, La Plata y Capital Federal, donde se dieron el lujo de presentarse en el Luna Park. El mítico estadio de Avenida Corrientes fue sede de la final del Festival Rockea Buenos Aires, al que inicialmente se postularon unas 2000 bandas. Tras superar diferentes etapas, Los Malditos No accedieron a la instancia decisiva junto a otros seis grupos.

-¿Cómo fue la experiencia de tocar en el Luna?

Martín: Estuvo buenísimo. Fue lo mejor de todo el concurso . Esos ocho minutos que estuvimos arriba del escenario (dos canciones) fueron geniales.

Santiago: En el primer tema que tocamos, hay una parte que baja y ahí escuchamos los aplausos de la gente. Más allá de que la entrada era gratis, terminó habiendo 5.000 o 6.000 personas en el campo. Escucharon con interés y buena onda. Además, había un jurado en el que estaba Walas (cantante de Massacre), Leonardo De Cecco (baterista de Attaque 77) y otros más. Ellos opinaban siempre tirando para adelante a todas la bandas, sin casarse con ninguna. Fueron buena leche.

-¿Cómo fue la producción del primer disco (Los Malditos No, 2014)?

Nicolás: En la facultad fui compañero de Juan Gasco, un compositor muy prolijo, laburante y que sabe mucho de producción, mastering y mezclas. Con él grabamos "Huberales" (primer video de difusión) y quedó muy bien. Entonces, pensamos en grabar el disco con él además de que le gustaba la banda y estaba dispuesto. Las canciones ya las teníamos, lo que nos faltaba era la posibilidad de entrar a grabar. Lo pudimos hacer en el estudio que Juan tenía en su casa. Quedamos re conformes.

Nota Laucha Castro

Fotos Maxi Ceci

Luca Prodan

3/1/2016

Un paseo por Lucky Losers

 

El 22 de diciembre de 2015 se cumplieron 28 años de la partida del gran Luca Prodan, voz y cerebro de Sumo, una banda ícono del rock argentino que, paradójicamente, fue como un chispazo de luz dentro de los tonos oscuros que proponía el rock nacional del momento. Fiel a su personalidad y a su música, aquella que lo llevó a dejar la escuela y a pasear por Europa tocando la guitarra y vendiendo artesanías en la calle, aterrizó en tierras cordobesas, donde nacieron los temas de Lucky Losers y Time Fate Love.

 

Tan sólo me acuesto y medito,

entonces me quiebro y maldigo y odio

toda la maldita farsa.

Perdedores hermosos. Luca Prodan.

 

Cuando se escucha tanta música suele suceder que, entre la maraña de discos y la infinidad de bandas que se van sumando, queda material acumulado a un costado entre la lista de pendientes. De entre ese cúmulo de cosas y en medio de una limpieza de fin de año apareció Lucky Looser de Luca Prodan, un disco editado en el 97 pero cuyos temas fueron grabados entre los años 1981 y 1983 cuando el músico italiano estaba instalado en Córdoba. La mayoría de los temas que lo componen nacieron del puño y la cabeza de Luca y sólo tres son versiones de temas de Lou Reed (Billy) y David Bowie (Soul love) y John Martyn (Solid Air). Por aquellos años resultaba extraño escuchar temas en inglés, no sólo por la guerra contra los ingleses en Malvinas había generado un rechazo casi violento de la música en ese idioma (la baterista por aquellos años, Stephanie Nuttal, debió volver a tierras inglesas por pedido de sus padres y ante los conflictos suscitados por el estilo de la banda), sino también el hecho de que cada vez más bandas escribían sus letras en castellano y era eso lo que de verdad llamaba la atención. Así y todo el proyecto de Prodan triunfó y nos dejó material de sobra para analizar.

Hagamos un parate de historia y saltemos al disco: Desde el primer play su voz resulta inconfundible. Fuerte y grave se va abriendo paso por cada una de las interpretaciones que conforman el material. Los agudos y graves pasean al igual que la intensidad con la que se constituye. Con más características acústicas y una cadencia tranquila, resulta ideal para la reflexión y el descanso sin descanso, esa especie de letargo que deriva en las profundidades del pensamiento y termina por sorprendernos con conclusiones que parecen salidas de un agujero negro. En el recorrido pisa fuerte un saxofón que aporta uno de los sellos característicos de SUMO, al igual que el bajo y la guitarra se despegan del conjunto y plantean un viaje aparte y una decisión de contemplarlos por separado en el recorrido que propone el disco.

No sólo sus temas sino también sus interpretaciones de los temas de Reed, Bowie y Martyn van a tono con la música. Si bien los tres son temas con un perfil más acústico, Luca sabe ponerlos en el contexto de Lucky Losers sin despojarlos de su esencia y dejándoles el brillo de su creatividad impregnado para siempre. No son covers, son reversiones con el sello SUMO y el estilo Prodan.

Como condición necesaria para pensar este material es importante sumar la escucha de Time Fate Love, editado el año anterior en el que salió Lucky Losers, una compilación de canciones que años antes SUMO ya había hecho famosas pero con un estilo más pesado, con un bajo más fuerte y una intención algo más oscura. Un lujo más que nos dejó la música y que nos acerca un poco a la respuesta sobre qué fue SUMO y quién fue Luca.

Nota Ana Dagorret

Star Wars VII

1/1/2016

Star Wars Episodio VII: The Force Awakens - El Despertar de la Fuerza

 

            The Force Awakens - El despertar de la Fuerza es una secuela directa a la saga Star Wars. Creada por George Lucas, la saga comenzó en 1977 con Una Nueva Esperanza, seguida por El Imperio Contraataca en 1980, culminando con El Regreso del Jedi en 1983. En el 1999 Lucas retomo su obra con una nueva trilogía, pero esta vez con una serie de precuelas: La Amenaza Fantasma (1999), El Ataque de los Clones (2003) y La Venganza de los Sith (2005).

 

            La trilogía original de Star Wars fue muy bien recibida por la crítica y sus millones de espectadores. Se convirtió en un clásico de la ciencia ficción. Por su parte, las precuelas atrajeron a un público joven al universo Star Wars, pero no fueron bien recibidas por aquellos que se sintieron atraídos por las originales.

 

            En 2015, después de 32 años, llega la esperada continuación a la trilogía original, con personajes familiares y caras nuevas. Fue dirigida por JJ Abrams (Lost, Star Trek), autor del guión y la historia, junto con Lawrence Kasdan, co-escritor de las primeras películas. El Despertar de la Fuerza consigue capturar la magia que cautivó a tantos fanáticos, y al mismo tiempo abrir posibilidades para nuevas aventuras.

 

            Star Wars siempre fue una lucha entre el bien y el mal, la luz y la oscuridad, y El Despertar de la Fuerza no es una excepción. De las cenizas del Imperio Galáctico surge La Primera Orden, que busca dominar la galaxia, pero es resistida por la Alianza Rebelde (ahora conocida como La Resistencia).

 

            Poe Dameron, el piloto estrella de los rebeldes -interpretado por Oscar Isaac (Inside Llewyn Davis)- tiene en su poder a BB-8, un pequeño y amistoso robot que posee información crucial que debe entregar a la Resistencia. Ambos se encuentran en una importante misión en el planeta Jakku, cuando Poe es capturado por la Primera Orden. Es interrogado y torturado hasta encontrarse con Finn -John Boyega (Attack the Block)-, un Stormtrooper que decide abandonar su puesto.

BB-8 consigue huir y en su fuga conoce a Rey, una chatarrera de Jakku. Interpretada por Daisy Ridley (que nunca había actuado en otra película), Rey intenta ayudar a BB-8 a completar su misión.

 

            Por otra parte, Harrison Ford vuelve a ponerse en la piel de Han Solo, el contrabandista espacial, capitán del Halcón Milenario; Carrie Fisher vuelve como la Princesa Leia (esta vez general de la Resistencia) y Mark Hamill como Luke Skywalker, el último Jedi, héroe de la trilogía original. Es interesante ver como los héroes se encuentran después de 32 años, y los cambios surgidos en la vida de estos personajes.

 

            Además de la Resistencia, la Primera Orden también necesita encontrar a BB-8. Comandada por Kylo Ren, un despiadado guerrero del Lado Oscuro, y el General Hux -interpretados por Adam Driver (Girls) y Domhall Gleeson (Harry Potter, True Grit), respectivamente- está dispuesta a perseguir a los héroes por toda la galaxia. Esto genera nuevos enfrentamientos entre ambos lados de la Fuerza.

 

            El elenco de la película interpreta de manera excelente a sus personajes, Daisy Ridley sorprende con su carisma como Rey, y Oscar Isaac y John Boyega traen ese humor y estilo que recuerda a las películas originales. Adam Driver es sobresaliente como Kylo Ren, dando profundidad y emoción a su personaje detrás de una máscara. Gleeson impresiona como el General Hux y su carácter imponente. Ford, Fisher y Hamill consiguen llegar a la audiencia del mismo modo que en las películas originales.

            JJ Abrams logra que El Despertar de la Fuerza tenga escenas de acción que quitan el aliento, en las que se destacan increíbles batallas de X-Wing y enfrentamientos con sables laser. Este nuevo episodio consigue revivir el espíritu Star Wars que tanto han reclamado los fanáticos, quienes no podrán esperar a ver el siguiente episodio.

 

Estrenos de enero:

            The Hateful Eight - Los 8 más odiados: la octava película de Quentin Tarantino, protagonizada por Samuel L. Jackson y Kurt Russell. Luego de la Guerra Civil norteamericana 8 personajes nefastos se encuentran atrapados por un temporal de nieve en un salón en el que los conflictos no tardaran en surgir.

 

Estreno 14/1/2016

Valen Andreucci

Cronica del angel gris

1/1/2016

Intentar siquiera realizar un breve resumen de un libro presentado por Don Ernesto Sábato comulga más con una compadrada que con el noble fin que un resumen persigue.

Dicho esto, intentaré aventurarme en los mares literarios del gran Alejandro Dolina y realizar así mi humildísimo aporte para que el público descubra en “Crónicas del Angel Gris” un texto fundamental en mi opinión para comprender mejor esto de vivir, amar, reír y llorar.

El título se debe al Ángel Gris, un ángel que mora en el barrio porteño de Flores y que es (¿ tristemente ?) conocido por ser un ángel de mediocres milagros y melancólico semblante. Sirva a modo de comentario para conocerlo un poco más, que al Ángel Gris le encanta repartir sueños, y los sueños que más le gustan son los tristes, los melancólicos, aquellos que nos despiertan con cierta angustia. Quizá en el barrio de Flores sea mejor no soñar…

No es raro para los habitantes del barrio de Flores escuchar al Ángel cantar por las noches:

“Tengo un sueño, dorado, imposible,

tan hermoso que todos lo quieren.

Y otro negro, perverso y terrible:

el que no se despierta se muere.”

Y en este barrio donde el Negro Dolina nos convida a conocer, encontramos a Los Refutadores de Leyendas y a Los Hombres Sensibles; grupos antagónicos que luchan por obtener la sapiencia y la razón los unos y el amor eterno y el secreto de la vida (que según sostienen, se encuentra en un boleto capicúa de la línea 60) los otros.

Bien dice Dolina que todo lo que los hombres hacemos es para conseguir un amor (o al menos una aventura que termine bien). Por ello en este libro vamos a descubrir a los Hombres Sensibles sometiéndose al sufrimiento y la exigencia de cultivar las más ásperas cualidades y virtudes que puedan existir con el único fin de que la mina les acepte una pieza en la milonga.

Pero no solo habla este libro de estos dos grupos y sus formas de ver la vida: Dolina nos sumerge lentamente en las aguas de nuestras propias experiencias y nos ayuda a descubrir que nuestro sufrimiento ya ha sido el de otros. Podemos vernos claramente reflejados en cada una de las historias que nos narra con una prosa ora cercana a un tratado filosófico ora expresada con un exquisito idioma barrial con bellas notas de lunfardo (lo que nos invita también a conocer nuestro origen rioplatense).

“Cónicas” nos permite formar parte de un hermoso grupo de amigos; a sentarnos con ellos en la mesa del bar y hablar de cosas importantes: la primera novia, el primer beso, el desamor, el rechazo, la vida, la muerte, la música, la amistad y los sueños. Y vamos a conocer gente sin igual como el turco Mandeb, Jorge Allen, el ruso Salzman, el músico Ives Castagnino y otros más que dan color al barrio del Ángel Gris.

“Crónicas” no es solo un libro: es una gran oreja que escucha lo que nos pasa, nos da un empujoncito y nos invita a seguir caminando en la vida. Es también ese amigo que no nos dice lo que queremos escuchar sino que nos muestra la realidad tal cual es. A modo de ejemplo, este libro fue un gran amigo en mis momentos de mayor pesar.

Les dejo a modo de adelanto (ya que descuento que están ansiosos por leerlo) una frase que habla por sí sola de las vivencias de los Hombres Sensibles de Flores:

“Existen por ahí infinidad de personas confiables que juran que el amor es posible en todos los barrios. No habrá de discutirse semejante tesis. Pero el que tuviera que vivir pasiones locas, es mejor que no pierda el tiempo en rumbos equivocados. Una historia terrible está esperando en Flores”

Esteban Cirese

estebancirese@yahoo.com.ar

1 / 1

Please reload